Etiopía. Lalibela y Lago Tana

El escritor maliense  Amadou Hampâté Bâ ya dejó dicho que “En África, un anciano que muere es una biblioteca que arde”.
En las iglesias del Lago Tana podemos apreciar estas pinturas junto con libros de gran valor que no se conservan en condiciones idóneas. Es una verdadera pena que se puedan perder estas verdaderas obras de arte.

Anuncios

Etiopía. Lalibela y frescos de las iglesias del lago Tana.

Frescos de la iglesia Ura Kidane Mehrat

En todas las iglesias ortodoxas etíopes del lago Tana, su interior está muy decorado con frescos.

Etiopía a través de la ventanilla del coche (y 3)

Los niños saludan y bromean al paso del vehículo cuando me ven que estoy fotografiando.

Etiopía a través de la ventanilla del coche (2).

Fotos tomadas desde el 4×4 que me llevaba por Etiopía camino de Addis Abeba

Etiopía a través de la ventanilla del coche (1)

En los viajes acostumbras a pasar mucho tiempo desplazándote de un lugar a otro. Si aprovechas estos momentos para fotografiar desde la ventanilla del vehículo puedes retener unas imágenes que, aunque no tienen mucha calidad, sí que te dan una visión de como viven las gentes con las que te has cruzado. Si no las hubieras tomado, habrían pasado totalmente al olvido.

Etiopía. Valle del río Omo (4).

Fiesta del Salto de la Vaca (Hamer - Valle del río Omo)
Fiesta del Salto de la Vaca (Hamer - Valle del río Omo)
Fiesta del Salto de la Vaca (Hamer - Valle del río Omo)
Fiesta del Salto de la Vaca (Hamer - Valle del río Omo)
Fiesta del Salto de la Vaca (Hamer - Valle del río Omo)
Fiesta del Salto de la Vaca (Hamer - Valle del río Omo)

En la fiesta del Salto de la Vaca – celebración de cuando un joven deja la adolescencia y es considerado ya como un hombre – el momento más duro es cuando algunas de las mujeres más jóvenes piden a un hombre de la tribu que las azoten. Quieren demostrar lo fuertes que son, que son capaces de aguantar el dolor y que pueden ser las parejas perfectas para sobrevivir en un medio tan hostil como en el que habitan.
En las primeras tres fotos vemos que las dos mujeres se han colocado delante de su pareja y en medio de toda la tribu. Cuando el hombre dejó de darle latigazos,  ella, cortándole el paso, insistía en que la azotara más. En las dos últimas fotos las dos mujeres y el hombre se alejaron del grupo y, a pesar de la negativa de él y ante la insistencia de ellas, volvió a lanzar unos cuantos latigazos más.
Al viajar a otros países hay que ser muy respetuosos con sus costumbres pero, ciertamente, con ésta es del todo imposible. Hay que erradicar cualquier tipo de violencia contra la mujer. Estas costumbres y sus implicaciones perviven siempre y la prueba la tenemos en los muchísimos casos de violencia de género que se dan tanto en nuestro país como en el resto del mundo. Sólo si somos capaces de alcanzar un mayor nivel cultural en los países menos desarrollados, pero también, en los más avanzados, que permita a esos hombres discernir que la mujer no es de su propiedad y que no se puede ejercer ningún tipo de violencia – física o psicológica – contra ella, conseguiremos erradicar ese comportamiento violento. El resto de hombres hemos de manifestarnos y denunciar y combatir cualquier situación violenta de la que seamos conocedores.

Etiopía. Valle del Río Omo (3).

Mujeres hamer observando la preparación de las vacas y bueyes para el salto del joven

El Valle del río Omo en Etiopía es una de la zonas de África con más riqueza étnica. Existen un gran número de tribus que todavía mantienen sus costumbres ancestrales pero esto está cambiando muy rápidamente. Hace cinco años que estuve y ya se empezaba a notar una mayor afluencia turística lo que inevitablemente comportará más ingresos económicos para ellos a cambio de una modificación sustancial de su forma de vida.
Dentro de las tradiciones existentes una de las que, ahora, es más conocida es la denominada fiesta del Salto de la vaca (Ukuli) que celebran los Hamer. En ella se festeja que un joven deja la adolescencia para convertirse en un hombre. Para ello le colocan unas vacas o bueyes a las cuales habrá de saltar, andando por encima de sus lomos, seis veces sin caerse. Si lo supera, será aceptado como hombre por el resto de la tribu.
La mujeres participan en la fiesta bailando el Evangadi (danzas rituales) y llevan decorado su cuerpo con una grasa rojiza que está compuesta de aselé (tierra roja) mezclada con agua y grasa animal. Es la que les da esa tonalidad ocre tan característica a su pelo.
Podemos apreciar en la foto como tienen la espalda decorada con escarificaciones.
Los Hamer viven básicamente del pastoreo y de la agricultura. Son semi-nómadas y los jefes de la aldea deciden sobre los rituales pero quienes realmente ostentan el poder son los donza -hombres casados – y dentro de ellos los de más edad.
Viven en pequeñas aldeas al sur del país, dentro del Parque Nacional de Mago, cerca de la frontera con Kenia.

Etiopía. Valle del Omo (2)

El joven ha de andar por encima de las vacas tres veces
Joven andando por encima de las vacas

Para dejar la juventud y ser aceptados como hombres, los jóvenes del poblado han de andar tres veces por encima de las vacas sin caerse.

Etiopía. Valle del Omo (1)

Mujeres acudiendo a la ceremonia de iniciación de un joven.
Inicio de la ceremonia de iniciación
Danzas en la ceremonia de iniciación

Los Hamer son una étnia que vive en el Valle del Omo en Etiopía. En estas fotos podemos ver el inicio de la fiesta en que celebran la entrada al mundo de los adultos de un joven del poblado. Para ello deberá superar una pruebas…

Etiopía

Viajando por las carreteras de Etiopía
Viajando por las carreteras de Etiopía