Etiopía. Valle del río Omo (4).

Fiesta del Salto de la Vaca (Hamer - Valle del río Omo)
Fiesta del Salto de la Vaca (Hamer - Valle del río Omo)
Fiesta del Salto de la Vaca (Hamer - Valle del río Omo)
Fiesta del Salto de la Vaca (Hamer - Valle del río Omo)
Fiesta del Salto de la Vaca (Hamer - Valle del río Omo)
Fiesta del Salto de la Vaca (Hamer - Valle del río Omo)

En la fiesta del Salto de la Vaca – celebración de cuando un joven deja la adolescencia y es considerado ya como un hombre – el momento más duro es cuando algunas de las mujeres más jóvenes piden a un hombre de la tribu que las azoten. Quieren demostrar lo fuertes que son, que son capaces de aguantar el dolor y que pueden ser las parejas perfectas para sobrevivir en un medio tan hostil como en el que habitan.
En las primeras tres fotos vemos que las dos mujeres se han colocado delante de su pareja y en medio de toda la tribu. Cuando el hombre dejó de darle latigazos,  ella, cortándole el paso, insistía en que la azotara más. En las dos últimas fotos las dos mujeres y el hombre se alejaron del grupo y, a pesar de la negativa de él y ante la insistencia de ellas, volvió a lanzar unos cuantos latigazos más.
Al viajar a otros países hay que ser muy respetuosos con sus costumbres pero, ciertamente, con ésta es del todo imposible. Hay que erradicar cualquier tipo de violencia contra la mujer. Estas costumbres y sus implicaciones perviven siempre y la prueba la tenemos en los muchísimos casos de violencia de género que se dan tanto en nuestro país como en el resto del mundo. Sólo si somos capaces de alcanzar un mayor nivel cultural en los países menos desarrollados, pero también, en los más avanzados, que permita a esos hombres discernir que la mujer no es de su propiedad y que no se puede ejercer ningún tipo de violencia – física o psicológica – contra ella, conseguiremos erradicar ese comportamiento violento. El resto de hombres hemos de manifestarnos y denunciar y combatir cualquier situación violenta de la que seamos conocedores.

Anuncios

Etiopía. Valle del Omo (2)

El joven ha de andar por encima de las vacas tres veces
Joven andando por encima de las vacas

Para dejar la juventud y ser aceptados como hombres, los jóvenes del poblado han de andar tres veces por encima de las vacas sin caerse.